Las cremas nutritivas e hidratantes son aquellas que nutren las células de nuestra piel, alimentándolas a base de lípidos y agua, manteniendo nuestra piel más suave, tonificada, con elasticidad y con el brillo característico de la piel sana.